En lo personal te cuento mi propia experiencia…

 

     Hace unos años me puse el reto de comprar mi casa e irme a vivir sola y con esfuerzo lo logré. No buscaba tener mas inquilinos en casa, yo sola estaba bien y feliz.  Nunca me pasó por la mente ni siquiera adoptar una mascota más puesto que ya tenía dos gatas de edad avanzada, de 16 y 11 años, sólo que se habían quedado en casa de mis papás.

 

     Estaba en plena mudanza, acomodándome en mi nueva casa, tenía un empleo que apenas me daba para pagar la mensualidad y para comer… pero estaba feliz cumpliendo un objetivo que me había propuesto.  Obviamente no pensaba para nada en alimentar otra boca, y mi casa no estaba preparada aún para una mascota.

 

     Yo soy de las personas que van tomando las cosas con calma, para tomar una decisión lo pienso mucho, veo pros y contras, etc., hasta que veo que es el momento oportuno y lucho hasta obtener eso que quiero… perooo… siempre hay cosas que se atraviesan en el camino y que es imposible evitarlas o decirles que no por mas que uno no quiera en ese momento, hay algo en el interior como una cosquillita que me dice:  no puedes dejar pasar esta oportunidad que de la nada ha salido sin haberla si quiera pensado ni buscado.  Bueno esa cosquillita se llama Lola.

 

Lola

    Esta nena llegó a mi vida de improviso, siendo ya adulta como de 3 años aproximadamente.  Todos los días veo muchas fotos de perros callejeros que la gente reporta, de otros muchos que están dando en adopción porque no los pueden cuidar, veo muchos en la calle vagando, pero un día navegando por Facebook apareció esta chiquita en un video.  Una buena mujer la había recogido de la calle a punto de ser atropellada, sucia, con pulgas, peluda y super temerosa de todo… de esas historias leo a diario por todas partes, pero esta chiquita tenía algo especial cuando la vi, y en el momento sentí esa voz interior que me dijo… es para ti, ve a buscarla.

 

     No fue una niña sino una perrita que llegó con la torta bajo el brazo, porque al siguiente mes me llamaron de un trabajo donde me pagaban mucho mejor y sin buscarlo, lo que me ayudó a solventar los gastos y lo que vendría después, que era acondicionar la casa para la nueva inquilina a la que no me pude resistir en cuanto la vi personalmente, entre lo que incluía adaptarle una puerta especial para mascotas en la lavandería.

 

     Por qué les cuento esto?  porque mi ideal de un perro cuando lo llegara a tener, era un dálmata o un golden, y resultó ser una nena de raza única.   No puedo decirles lo maravillosa y hermosa que es, no podía pedir algo mejor como compañera de cuatro patas.  Es fiel, se le sale la miel por los ojos, muy respetuosa de mi espacio personal, super obediente y entendida, tranquila, paciente, y también le gusta hacer ejercicio, salir a caminar, correr, jugar, etc., y con el tiempo ha ido agarrando mas confianza sabiendo que conmigo está a salvo y que no le voy a hacer ningún daño.

 

     Esta chiquita ha cambiado mucho mi vida y creo que yo lo he hecho también con la suya, porque de no tener nada y vivir escondiéndose en la calle de todo y de todos, ahora tiene un techo, comida, camita, diversión, tranquilidad y muchísimo cariño.

 

Coco

     Y ahora acaba de llegar su nueva hermana Coco, que apareció en las mismas condiciones que Lola pero esta nena es cachorra, justo la traje a casa a los 5 o 6 meses, porque de inmediato comenzó a mudar sus dientes y para nada ha sido fácil tenerla así, ya que además del estrés que tenía de antes, del maltrato que sufrió, la desnutrición que tenía, el abandono, etc., ahora el cambio a su nueva casa, nueva hermanita, nuevas reglas, nueva rutina… me ha hecho demasiadas travesuras como comerse mis plantas, arrancar el mosquitero, hacer pozos, entre muchas cosas mas.  Por esto es sumamente importante comprarle los juguetes apropiados para que muerda y juegue, carnasas que le ayuden a mantener sana su dentadura, sacarla a caminar o hacer algún ejercicio diario, ponerle reglas, y mucha paciencia en lo que va aprendiendo.  Junto con enseñarle a ir al baño en el lugar correcto y para eso utilicé también los pañales especiales que se ponen como tapetes y un líquido que les ayuda a identificar que ese es el lugar del baño.

 

     Para ver sobre los cuidados de un cachorro, puedes ver mi blog de “Mi cachorro…” y dejarme tus comentarios para aclarar cualquier duda que pudieras tener.

 

     Lola es todo amor, así que no tuvo problema en aceptarla de inmediato y hasta querer jugar con ella.

 

     Pero ahora amigo, te invito a que no te cierres solo a un tipo de perro, sino que busques el que te haga sentir ese chispazo en el corazón que estés dispuesto a disfrutar de sus cualidades y aceptar, tolerar y moldear aquellos defectos que llegara a tener, porque Lola no es una perita en dulce, me hizo muchas travesuras cuando recién llegó a casa, pero fue la paciencia y el cariño que la han ido empujando a sacar lo mejor de ella.

 

     Recuerda dejar tus comentarios abajo;  o decirme si tienes alguna duda o tema que quieras que exponga.

 

      Cuéntame tu historia, escríbeme a info@lolaycoco.com

Categorías: Blog

1 comentario

Mirna flores · 24/03/2018 a las 4:41 am

Y la foto de Lola?
Desde niña siempre tuve mascotas de todo tipo, gatos, pericos, patos, conejos, gallinas, cuyos, perros, pero les cuento la historia de una gallinita llamada Africa, era parte de un grupito de gallinas que tenía mi madrina y que ella criaba, me gustaba darles de comer y recoger los huevos que ponían en sus nidos, pero de repente se enfermaron todas les diò el New castle una enfermedad que matò a casi todas excepto a Africa porque sin saber nada de como curarla, yo llegaba de la escuela y me iba a atenderla, ayudarla a comer y tomar agua y abrazarla y a demostrarle amor,la enfermedad la dejó casi incapacitada pues no se podía mover, el cuello se le volteaba y por eso no podía comer, pero el punto es que gracias al amor y cuidados sobreviò varias semanas màs de lo que se suponía que viviría `porque esa enfermedad las mata muy pronto, la gallinita en cuànto me veìa se querìa parar y comenzaba a hacer ruiditos de alegría.
Por eso es muy importante cuando tienes una mascota siempre ver por sus necesidades y acariciarlos mucho, todos los animalitos sin importar la especie responden muy bien a las caricias y reconcocen a las personas que les dan amor.
Cuiden a sus mascotas y llènenlas de amor que serán correspondidos al 150%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *